CAPITULO 08

Estándar

Peter se aproximo al mirador de la cabina para ver, mientras descendían, la amplitud y distribución de la base militar.
Vista una vistas todas, se dijo para si mientras observaba detenidamente cada rincón de la base. Veía dos campos de entrenamiento por el norte, unas inmensas cocheras donde suponía que guardarían todo el parque móvil disponible, barracones distribuidos por una inmensa cuadricula cada uno en su zona, habían algunos tan antiguos que los dueños, dentro del terreno que tenían alrededor de su barracón, criaban su pequeño trocito de césped e incluso algunos consiguieron hacer un pequeño huerto con verduras y hortalizas típicas de la zona. La zona de atraque estaba en el extremo sur junto a una ya inutilizada pista de aterrizaje donde, en su tiempo, aterrizaban y despegaban multitud de aviones y helicópteros, ahora ya obsoleta por la falta de combustible y, en consecuencia, el desecho de ese tipo de aparatos. El centro de comunicaciones y el amasijo de antenas receptoras y emisoras se encontraba ubicado en el centro justo de la base, junto lo que Peter suponía pudiera ser las oficinas del cuartel general, aunque ahora totalmente descuidado y sin mantenimiento alguno las plantas sobre todo las enredaderas sobrevivían a casi todo tipo de inclemencias y en esa zona tenían buenas reservas de agua limpia.
Debajo de ellos, observo que el personal de tierra estaba dirigiendo las maniobras de atraque, aun quedaban unos 30 metros para tocas suelo firme. De repente uno de ellos acciono un mecanismo que hizo que de 4 pilones situados en los vértices de la zona de atraque salieran disparados unos cables hacia el dirigible. Estos cables usaban una tecnología similar a los maglev (los antiguos trenes sobre raíles magnéticos) cada uno de ellos tenía una polaridad y frecuencia diferente en mismo modulo y dirección pero sentido diferente a los 4 puntos de soporte que se encontraban en el casco de la cabina del dirigible, cuando el dirigible llegaba a una altura determinada entre 20 y 35 metros, estos cables son lanzado hacia el dirigible. Luego la atracción magnética hace el resto del trabajo consiguiendo que cada punta del cable se dirija a un puntal diferente y así conseguir un amarre perfecto para el dirigible.
-Sera cuestión de ir preparándonos para salir Peter
Peter se giro y vio que Rose Mary estaba apoyada en el marco de la entrada con una pasividad y relajación extraña en ella.
-Voy enseguida, nunca antes había visto en tan primera fila esta parte del viaje. Es fantástico la verdad-Respondió Peter.

-Está bien- dijo Rose Mary – Me encontraras en mi camarote si necesitas algo. En cuanto puedas ve hacia el tuyo y empieza a recoger lo que necesites tener a mano, el resto déjalo en el camarote. El dirigible aparte de usarlo de medio de transporte será también nuestro alojamiento. No hay necesidad de molestar a nadie con disponer de más camas.
Peter asintió con la cabeza y se dio la vuelta para seguir viendo a través del cristal todo lo que había alrededor.
Pasados unos minutos se dirigió a su camarote. Una vez en él se quedo de pie mirando todo a su alrededor, pensando que es lo que necesitaría llevar para las entrevistas y algún que otro imprevisto que pudiera surgir. La grabadora por supuesto que tendría que llevarla, un mp4 roído de la época de antes de la guerra que lo acompañaba a todas partes, menos mal que durante todo este tiempo nunca se había estropeado el cargador solar que venía incorporado en ella (fue de los últimos modelos en salir) siempre le venía bien no solo para grabar las entrevistas y futuros reportajes que le vinieran a la cabeza sino que también tenía a mano su gran colección de música clásica la cual hoy en día era tan difícil, por no decir imposible, conseguir. Gun’s and Roses, Metallica, Red Hot Chilli Pepper y aunque parezca extraño y morboso también alguna que otra canción de una cantante que creía recordar se llamaba Britany Spear o algo así. Vio también en su maleta que había traído su navaja suiza y se la metió en el bolsillo, nunca se sabe cuando haría falta alguno de sus más de 20 accesorios, una pequeña petaca que pronto rellenaría con algo de de whisky del bar del dirigible y las gafas de sol. Ya preparado y dispuesto para lo que estuviera por venir, Peter se dirigió al camarote de Rose Mary.
Justo cuando estaba a punto de llamar a la puerta escucho al otro lado la voz de Rose Mary.
-Si, hemos llegado a la base Dempsey. Va a entrevistar a un par de oficiales y darse una vuelta por las instalaciones y los alrededores. No, no sé que les va a preguntar. Entendido, en cuanto sepa algo más le mandare un informe.
Peter, sorprendido, se pregunto con quien estaría hablando Rose Mary. Estaba claro que en todo momento se estaban refiriendo a él y lo que se disponía a hacer. No le gustaba la idea de que le estuvieran vigilando ya que normalmente siempre venía acompañado con la intervención y censura de sus artículos.
Claramente enojado ante esa perspectiva en su cabeza empezaron a surgir un mar de interrogantes y sospechas. ¿Qué hacia? ¿Preguntaba a Rose Mary directamente sobre la conversación que había escuchado? ¿Intentaba ir sonsacándole disimuladamente esa información? ¿O directamente olvidaba el asunto y se centraba en lo que tenía por delante que no era poco? El sabia que tenia carta blanca del presidente Muteleen para averiguar todo lo que quisiera y escribir todo lo que viera y escuchara, así que le extrañaba que esas indagaciones vinieran por parte de él, además, se suponía que Rose Mary respondía directamente ante el presidente así que no se le ocurría con quien más podría estar manteniendo este tipo de conversación.
Al final, no sin reticencias, decidió que no diría nada y que en cuanto tuviera la oportunidad hablaría con el presidente Muteleen para averiguar lo que estaba pasando, si era el él que estaba requiriendo esa información o, por el contrario, había terceras personas interesadas en el asunto y Rose Mary estaba filtrando información a estas personas.
– ¡Ahh! Por dios Peter que susto me has dado- Exclamo Rose Mary justo en el momento que abría la puerta- ¿Qué se supone que estás haciendo hay plantado enfrente de la puerta de mi camarote? ¿Cuanto llevas ahí?
– Justo acabo de llegar siento el sobresalto- respondió con agilidad mental Peter- estaba repasando mentalmente si tenía todo lo necesario antes de llamarte para desembarcar. No me había dado cuenta que estabas abriendo la puerta, de veras lo siento.
Rose Mary se quedo un rato mirando a los ojos de Peter, intentando ver si decía la verdad. Por suerte para Peter lo que dijo era media verdad y no se dio cuenta del engaño. O al menos eso fue lo que pensó Peter.
– Bien pues si ya lo tienes todo preparado, pongámonos en marcha- Dijo al final Rose Mary y empezó a andar dirigiéndose hacia la escotilla de la cabina.
Peter espero un momento y se quedo observando a Rose Mary mientras avanzaba. Iba vestida con una gabardina gris que le llegaba hasta más debajo de las rodillas. Logro distinguir el aturdidor eléctrico en la muñeca de ella y supuso que debajo de esa gabardina tendría preparado un mini arsenal. ¿Qué más sorpresas podría tener esa enigmática mujer?
– ¿Bueno, que? ¿Piensas quedarte hay pasmado o vienes conmigo?- Le recrimino Rose Mary desde el otro lado del pasillo, bastante molesta ya que no le gustaba que la gente se le quedara observando.
– Perdón, perdón- balbuceo Peter avergonzado- últimamente no sé qué me pasa que tengo un montón de cosas en la cabeza.
Y se dirigieron los dos hacia la escotilla de la cabina. El comandante Alfred y su tripulación esperaban al lado de la escotilla, esperando instrucciones.
– Comandante, usted y su tripulación quédense en la nave. Los dos miembros de la escolta nos acompañaran, haga una revisión completa de mantenimiento y del anillo de seguridad. Tenga la nave preparada en cuanto pueda para el despegue.- Ordeno Rose Mary.
– ¿Sabemos ya cual será nuestro próximo destino?- Pregunto el comandante Alfred.
Rose Mary se quedo un momento mirando a Peter esperando una respuesta.
– No, no lo sabemos aun. Mientras no averigüe todo lo que tengo que saber de aquí tampoco me decidiré por cual será nuestro próximo destino. Hágase a la idea de que siempre se le dará el destino en el momento del despegue – Respondió al final Peter, viendo que todos estaban mirándole fijamente.
– Muy bien entendido. Aquí les estaremos esperando y con todo preparado para su llegada.- Respondió sin más el comandante Alfred.
Y sin más dilación Peter y Rose Mary descendieron por la escalinata a tierra. Al final de la escalinata les esperaban los dos pilotos de los dirigibles de escolta, de uniforme de campaña y bien armados con dos fusiles subsónicos y aturdidores eléctricos similares a el que tenia Rose Mary. Con ellos también se encontraba un par de soldados que Peter supuso que pertenecían a la base.
– Bienvenidos a la base Dempsey, soy el coronel Neal encargado de la seguridad de estas instalaciones- dijo el soldado que Peter vio que era de mayor rango- Esta es en verdad una visita inesperada y extraña. Hasta que no han pasado unos minutos desde que les hemos tenido localizados en el radar no nos han dado su identificación. Nos pareció extraño y en cuanto quisimos informar enseguida nos cortaron nuestros superiores, diciéndonos que les ayudáramos en todo lo que pidieran. Bien, ordenes son ordenes, aquí nos tienen para lo que quieran.
– Perfecto muchas gracias coronel- dijo Rose Mary- perdone por lo extraño de la situación pero la discreción y confidencialidad son totalmente necesarias en este viaje. ¿Peter dónde vas a querer ir primero?
Peter se quedo pensando durante un momento y respondió.
-Quisiera ir a ver al coronel Wagner, luego con lo que nos diga tendré una idea más aproximada de cómo abordar el tema con la gente del lugar.
Y dándose media vuelta el coronel les indico que le acompañaran hacia el todoterreno que tenían enfrente. Una vez acomodados, el todoterreno se puso en marcha yendo hacia las oficinas que Peter vio junto a las antenas de telecomunicaciones mientras descendían en el dirigible.
– ¿Qué saben de la historia de esta base?- les pregunto el coronel Neal.
-Supongo que mas menos lo que todo el mundo- respondió Peter – esta base fue creada en enero de 2013, en un principio como punta de lanza de las fuerzas de la N.A.T.O. Conforme fueron llegando los acontecimientos, la base se transformo en un punto de control de inteligencia y puesto meteorológico para controlar las consecuencias del ataque nuclear.
-En parte eso es cierto – Dijo el coronel mientras Peter veía un atisbo de sonrisa en el rostro de Rose Mary – Se suponía que veníamos en representación de la N.A.T.O. para controlar los posibles escenarios de conflicto en esta zona de Oriente Medio. Pero la verdad es que la base se estableció sabiendo desde el principio que se iba a producir algún tipo de intervención militar en China, claro está que ninguno de los que estábamos en los escalafones medios y bajos supusimos que iba a consistir en un ataque nuclear y, menos aun, que nuestros mandos estaban involucrados en la trama que llevo como fin dicha tragedia.
Después del ataque la base fue utilizada para retener a los refugiados que huían de las zonas de la catástrofe, creo que puedo decir que vivimos las escenas más negras de la historia de nuestro ejército, pero a mi parecer el coronel Wagner les contara mejor esa parte de la historia ya que estuvo presente.
Y mientras el todoterreno continuaba su camino Peter se quedo pensando en las atrocidades y victimas que habrían pasado por ese suelo sin imaginarse como el filtro de información del ejército llego a ocultar todo lo ocurrido aquí durante los primeros años de la guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s