CAPITULO 05

Estándar

Peter salió del despacho del presidente Muteleen, no paraba de darle vueltas a la cabeza el cómo afrontar la tarea que se le había encomendado. Continuo andando ignorando lo que pasaba a su alrededor, cuando de repente, Rose Mary, que se había dirigido hacia el puesto de control del soldado que les recibió a su llegada y estaba dándole una severa reprimenda, advirtió la presencia de Peter, se despidió del soldado no sin advertirle que esperase una grave penalización por su comportamiento y dirigiéndose hacia donde estaba Peter le llamo.
-Sr. Laurent… Sr. Laurent espere por favor. ¿Ha terminado ya la reunión? Si es así le dejare en su hotel. Ya uno de mis subordinados le acompañara al aeropuerto para su vuelta.
Peter se detuvo, giro hacia donde se encontraba Rose Mary y con tono un poco irónico le dijo.
-¿Ya quiere deshacerse de mi tan pronto? ¿Ni siquiera tendremos una cena o una copa de despedida esta noche?- dijo con una sonrisa en su cara que advirtió no le hacía mucha a gracia a la Srta. Lush- creo que será mejor que en vez de dirigirnos hacia el hotel vayamos hacia su casa, ya que tendrá que hacer las maletas y con bastante ropa por cierto.
-¿Cómo?- a Rose Mary el enfado ya le transpiraba por todos los poros de la piel- No tengo tiempo para tonterías Sr. Laurent, soy una mujer muy ocupada- y de repente cuando las palabras de Peter le calaron en la mente dijo con mas sorpresa aun si cabe – ¿Y qué quiere decir con eso de hacer las maletas?
Peter disfruto de este momento. El ver la cara de desconcierto de Rose Mary, dándose cuenta que ni el presidente ni nadie de su equipo habían informado aun a Rose Mary del motivo de la visita de Peter ni sus próximas obligaciones en un futuro cercano, le hizo sentir una especia de victoria contra la hasta ahora impasible y autoritaria Rose Mary.
-Siento informarle Srta. Lush, sino le importa a partir de ahora le llamare Rose, que durante los próximos meses usted y yo seremos uña y carne y que tenemos una gran tarea entre nuestras manos, la cual más adelante “le iré informando”- Estas últimas palabras las soltó Peter con un tono sarcástico, aguantando en la medida de lo que pudo la risa que estaba a punto de estallar en su boca.
-¿Qué quiere decir con los próximos meses?¿Uña y carne?¿de qué demonios está hablando?-Mientras escupía todas estas preguntas, Peter vio como la yugular cada vez iba agrandándose mas y mas en el cuello de Rose Mary.
Dándose media vuelta activo el comunicador, implantado subdérmicamente entre la concha y el orificio auditivo externo de su oído derecho, presionando ligeramente el lóbulo de su oreja y gritando de rabia “oficina”  espero que se activara la comunicación.
Peter mientras tanto miraba divertido la escena y dándose cuenta del comunicador pensó “al final voy a tener que conseguir uno de esos comunicadores subdérmicos”.
Al igual que el chip intradérmico de su mano fue la sustitución de ordenadores, periódicos aparatos de radio y televisión, el comunicador subdérmico fue el aparato que logro substituir al tan famoso teléfono móvil de finales del siglo XX principios del XXI. Este aparato introducido mediante pistola hipodérmica en la oreja del sujeto, contaba con un pequeño equipo de “nanos” que creaban un tubo sintético hasta el tímpano del oído en cuestión para así lograr que el sonido que emitiese el comunicador pudiera ser oído por el sujeto, además conseguía conectarse por nanofilamentos a través de pequeñas perforaciones en el paladar hasta el labio inferior para así poder recibir las conversaciones del mismo. Con presionar una vez el lóbulo se activa el comunicador y diciendo el nombre con quien se quiere hablar el solo ya establece la comunicación vía inalámbrica, tanto la agenda como volumen y demás era  totalmente configurable inalámbricamente también mediante el chip intradérmico que se asociaba directamente al comunicador una vez instalado en el oído mediante firma de A.D.N.
-¡¿Qué?! ¿Cómo que me han asignado a su escolta?  ¿Qué la orden viene directamente del presidente Muteleen?-Se oía con rabia a Rose Mary increpando a alguien al otro lado de la línea.
Y presionando de nuevo su lóbulo cerro la comunicación, se quedo en el sitio lanzando una mirada que asustaba a Peter y, presionando de nuevo su lóbulo, dijo con voz contenida.
-Ngambo.
Peter, reconociendo el nombre del presidente Muteleen, se sorprendió más aun si cabe por la familiaridad con que Rose Mary guardo el teléfono del presidente en su agenda.
-¿Cuándo tenias pensado decirme la sorpresita que me tenias preparada?- increpo Rose Mary a su interlocutor- ¿Cómo es eso de que me han asignado la escolta personal de Peter Laurent y que tengo que seguirle hasta nueva orden presidencial haya donde vaya y atender a todas sus peticiones?
Durante un par de minutos Rose Mary mirando hacia el techo oyó las explicaciones que le daba el presidente Muteleen, de vez en cuando dirigía la mirada hacia donde se encontraba Peter algunas veces con sorpresa otras veces con cara de preocupación.
-Está bien, si crees que es totalmente necesario no puedo negarme. Es una “orden presidencial”- Esto último Rose Mary lo dijo con cierto tono de reproche- Te iré informando personalmente de lo que vaya ocurriendo, y no te preocupes lo mantendré a salvo. Incluso de si mismo.
Cortó la comunicación, y con cierto pesar se volvió hacia donde estaba Peter. Lo volvió a mirar a los ojos y sabiendo que no podía objetar nada mas dijo.
-Muy bien Sr. Laurent. Usted dirá me tiene a su entera disposición.
-Lo primero de todo por favor llámeme Peter y permítame que me dirija a usted  por su nombre Rose- respondió Peter- Vamos a pasar una larga temporada juntos y, aparte de que estos formalismos son muy tensos para mi, el darnos cierto grado de informalidad ayudara a no llamar mucho la atención.
-Está bien, Peter no tengo ningún problema. ¿Qué es lo que quieres que hagamos?-Dijo Rose ya un poco más relajada.
-Lo primero de todo como te dije, será dirigirnos a tu casa y que prepares tus maletas. Luego recogeremos las mías en el hotel. Una vez hecho esto, comprobaremos que todo lo dispuesto por el presidente Muteleen está en orden y luego ya subiremos al dirigible para establecer ruta hacia China.
-¿China? ¿Por qué justamente China?- pregunto Rose Mary.
-Es obvio ¿no?, aunque ha sido petición directa del presidente, China fue el verdadero estallido de una guerra que estaba ya en marcha hacia 4 años de manera más o menos oculta.
Peter no pudo remediar apenarse un momento mientras le venían a la memoria los recuerdos de la tragedia de China.
-Adelante Rose, tenemos una aventura titánica por delante. Pongámonos en marcha.
Fueron hacia el ascensor, y bajaron hasta el sótano donde el chofer que les había traído hasta allí les estaba esperando. Le indicaron la dirección de la casa de Rose Mary y mientras se dirigían al destino, entre los dos fueron repasando lo dispuesto por el presidente Muteleen.
-la tripulación del dirigible ha sido elegida personalmente por el presidente Muteleen, el piloto y su tripulación son personas de total confianza y gran discreción no tendremos ningún problema con ellos-empezó a comentarle Rose- Creo que sería necesario que nos acompañaran tres agentes mas para tener un mayor grado de seguridad, claro está serian elegidos por mí misma. Los pilotos de la escolta son veteranos que saben hacer muy bien su trabajo, los conozco de hace ya muchos años y respondo personalmente por ellos. Y por ultimo también es importante saber la ruta de nuestro recorrido para dar aviso a las delegaciones de los diferentes países que vamos a visitar.
-Me da mucha confianza que conozcas a la tripulación de los zepelines, me quita un problema de encima que los conozcas y respondas por ellos tan bien- respondió Peter- sin embargo no estoy de acuerdo en añadir más personal que el que tenemos ya asignado, esto es algo muy sensible y si llamamos mucho la atención estoy seguro que tendremos dificultades en continuar nuestro trabajo. Pienso que ya contigo y los pilotos de escolta es suficiente seguridad para el viaje. Igual que también pienso que no es buena idea el marcar una ruta y avisar a las delegaciones de nuestra llegada a los países donde estén ubicadas, recuerda que el presidente Muteleen me ha advertido que personas de su mismo gobierno querrán que la información que voy a recoger no salga a la luz. Decir dónde vamos solo conseguirá ponerles el trabajo más fácil a esas personas. Aparte que, si te tengo que ser sincero, por ahora sé que vamos a China. Desde ahí, no sé que rumbo tomaremos. Depende de lo que saque en claro de allí.
Rose Mary no pudo más que asentir ante la explicación de Peter y sin poder rebatir ninguno de sus argumentos accedió a mantener el mínimo de personal de seguridad. Siguieron hablando de la logística necesaria, Peter le explico lo de la asignación de fondos a una cuenta del gobierno y los motivos reales de la labor que les había sido asignada, tal y como le explico el presidente Muteleen a él.
.Así que eso es lo que tenía en mente el viejo sentimental, mmm…-Pensó en voz alta Rose Mary- Sabia que llevaba unos días bastante raro, muy metido en sus pensamientos. No me extraña que quiera que salga a la luz toda esa información. La guerra si que ha finalizado, pero no sabemos con certeza si todos los líderes de la facción opositora han sido capturados o eliminados y, sabiendo cómo han podido actuar en la sombra durante tantos años antes de que los descubriéramos y pusiéramos fin a sus planes de dominación, quiere poner punto y final de verdad a todo este sufrimiento y evitar en la medida de lo posible que la historia se vuelva a repetir. Aunque eso signifique encontrar las manzanas podridas en nuestras propias filas. Ngambo es, al final de todo, una persona de gran honor y honestidad y sabe en propias carnes lo que ha sido vivir en el sufrimiento y la desesperación, cualidades que le hacen ser la persona más idónea para este inicio de gobierno y, espero, paz mundial.
-Veo que le tienes un gran aprecio al presidente Muteleen-Inquirió Peter- aparte también del trato familiar con el que te refieres a él. ¿Qué tipo de vínculo te une tanto hacia el sí se puede saber?
-Lo conozco de hace ya muchos años, mucho antes de la formación del G.U.N. servimos juntos en el frente y nos apoyamos mutuamente en los momentos difíciles. Por lo demás no es de tu incumbencia- reprocho Rose Mary.
-Hemos llegado- les advirtió el chofer.
-Si quieres me puedes acompañar-Le invito Rose Mary a Peter-no tardare mucho en preparar todo lo necesario.
Y saliendo del coche se dirigieron al edificio de apartamentos donde se encontraba la vivienda de Rose Mary.
Cuando llegaron al apartamento Peter no se extraño lo mas mínimo al ver que el hogar de esta mujer fuera tan austero, casi espartano se podría decir. Era una casa funcional, donde poder dormir, comer y relajarse en soledad. No había casi muebles y era totalmente diáfana. Se veía al momento que no era justamente el sitio donde más tiempo pasara Rose Mary.
Dirigiéndose hacia la zona que se presuponía que era la habitación, más que nada porque había una cama allí, Rose Mary abrió los armarios, extrajo dos maletas enormes de ellas. En una empezó a poner con pulcritud y orden toda la ropa que tenía guardada, casi todo prenda deportiva y de trabajo. Peter no logro ver en ningún momento ninguna prenda de fiesta o informal, y se pregunto si esta mujer en algún momento tendría vida social. Luego abriendo unas cajoneras ocultas, empezó a llenar la otra maleta con todo tipo de armas, pistolas, rifles subsónicos, granadas de gas, recargas de capsulas para el aturdidor eléctrico, y un par de cajas que Peter no supo identificar que era.
-Si que estas preparada-Dijo en tono divertido Peter.
-Lo que toda buena ama de casa debería tener para cuidar su hogar, jeje-Respondió con el mismo tono Rose Mary.
-¿Podrías decirme que hay dentro de esas dos cajas?-Pregunto Peter con curiosidad.
-¿Esto? Simplemente lo tengo como último recurso, por si las cosas se ponen realmente feas. No te preocupes no es nada toxico ni nuclear.
Peter se pregunto si era necesario llevar todo ese arsenal encima, pero después pensó que si que era buena idea, y que una mujer con la experiencia que tenia Rose Mary sabría manejar bien todo tipo de situaciones y usar con cautela todo ese armamento.
-Bueno pues ya lo tengo todo preparado.-dijo Rose Mary.
-¿No tienes a nadie al que decir adiós? ¿Algún amigo, familiar o animal?-Pregunto Peter extrañado.
-No-Rose Mary se puso un poco sombría ante la pregunta- ya no hay nadie.
Y viendo que era mejor no ahondar en el tema por ahora, Peter dijo.
-De acuerdo, entonces iremos ahora al hotel y recogeremos mi equipaje.
-No hace falta Peter, vayamos directamente hacia el aeropuerto. Por el camino diré a alguno de mis subordinados que recoja todo lo de tu habitación y lo envíe directamente al aeropuerto. Para cuando lleguemos tu equipaje ya estará allí.
-Muy bien pues vayamos directos al aeropuerto- respondió Peter.
Bajaron a la calle y cargaron las maletas en el coche. Indicaron al chofer que se dirigiera al puerto del ferry poniéndose en marcha. Durante el resto del trayecto no cruzaron palabra alguna. Rose Mary se quedo muy pensativa y con aire melancólico y Peter, dándose cuenta que Rose no tendría muchas ganas de hablar en ese momento le dejo que pasara el resto del viaje tranquila y sola con sus pensamientos.
Cuando llegaron al puerto, en vez de dirigirse al muelle de embarque al ferry de Liberty Island, Rose Mary le indico un camino diferente. Y llegando a la parte opuesta del embarcadero, Peter vio que una lancha rápida les estaba esperando para llevarles hasta Liberty Island. En poco tiempo se encontraban ya a los pies de la escalerilla del dirigible, y observaron que a cada lado del mismo se encontraban ya dispuestos para el servicio los dos dirigibles de escolta, armados hasta los dientes y preparados para todo.
Echo un último vistazo a la ciudad al otro lado de las aguas, y diciéndose para si mismo que no sabía cuando volvería a verla subió las escalerillas entrando en el dirigible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s