CAPITULO 1

Estándar

-¿Algo que declarar?
Peter Laurent se quedo clavado en el suelo a la pregunta del agente de aduana. Pensó que era gracioso, después de haber pasado por el scanner mural, el cual te permite ver cualquier rincón del cuerpo y ropas del sujeto que pase a través de él, que después de tantos años se siguiera haciendo esa pregunta a la entrada o salida de la terminal de un aeropuerto como símbolo del formalismo burocrático sin más.
– No, nada- Respondió con fatiga al impaciente agente y prosiguió con sus pensamientos.
Hacía ya años que no se habían producido ningún atentado en ninguno de los aeropuertos del área noroccidental, gracias a los dispositivos de seguridad en ellos instalados como el scanner mural, detector de químicos e inhibidor de frecuencias en las bodegas de los aparatos. Todo ello junto con que los vuelos comerciales ahora ya no estaban al alcance de todo el mundo hizo que las terminales de los aeropuertos se convirtieran en pequeños oasis ambicionados por muchos pero disfrutados solo por unos pocos. Se sentó en la mesa de una de las cafeterías, alzo la pantalla de servicio y solicito un agua mineral
-“mil euros por favor”- contesto una voz metálica surgida de la pantalla. “ quien iba a decir que llegaría el agua a tal valor” pensó Peter, también es verdad que el valor real de esa botella tampoco se ha incrementado tan desmesuradamente  con el tiempo, ya que un salario medio hoy en día viene a ser de unos 120.000 euros mensuales. En ese sentido su vida, con 56 años de edad, viviendo solo en una vivienda del estado y con el único lujo de un gato que le guardara la casa y le hiciera compañía las pocas veces que se establecía en ella, era bastante acomodada.
De repente sonó por los altavoces ambientales el sonido de noticias de última hora y una voz femenina, atropellada y emocionada anunció.
– Ciudadanos, ciudadanas. La guerra ha terminado. El último bastión de los neoliberales en la ciudad de Teherán ha caído. La paz por fin ha llegado a todos los rincones del planeta.
Peter sabia ya de antemano esa noticia, una de las causas de su viaje era eso, y el resto de personas de la terminal, aunque se les veía felices y en algunos casos emocionados, también se les veía en su rostro la falta de sorpresa ante la noticia, gracias a los rumores que iban ya circulando unos días antes. Después de 20 años de grandes sufrimientos, penalidades, reestructuración del mapa político mundial y más de 3.500 millones de muertes la 3ª Guerra Mundial por fin había terminado en esa fecha 17 de Abril del año 2033 una fecha que de seguro sea recordada por todos.
Mientras bebía pausadamente su botella de agua, un zumbido le hizo fijarse en el otro lado del cristal hacia las pistas del aeropuerto, de repente un dirigible clase thunderblue de la compañía Boeing aterrizo en el área de atraque. A su memoria vino la época de los grandes aviones de pasajeros, capaces de albergar en su interior a más de 400 pasajeros y alcanzar velocidades de más de 400 km/h. Pero estos aparatos como todos aquellos que dependían de los combustibles fósiles para su funcionamiento tuvieron que ser desechados después de la crisis del petróleo del 2018.A su memoria volvían aquellas imágenes de los pozos petrolíferos en llamas y el desasosiego de todos al ver que era imposible poder contener las llamas, con lo que uno de los pilares fundamentales de la antigua economía mundial desaparecía. Se produjo el caos, y durante un tiempo reino la anarquía en todo el mundo, tan dependientes del petróleo que no supieron en un tiempo desenvolverse sin él, hasta que dos años después se reinventaran los motores eléctricos y se consiguieran desarrollar unas baterías de gran autonomía para todo tipo de necesidades. La carga de esas baterías se desarrollo de diferentes maneras. Ya fuera por energía solar, eólica, geotérmica, térmica o incluso en algunos casos ya al final de la guerra energía bioeléctrica. Por desgracia dadas las necesidades del momento y la situación en la que se encontraba la humanidad, los fines a los que se aplicaron todos estos avances fueron solamente en el campo militar, pero poco a poco con el desarrollo de la guerra y la proximidad de su fin, fueron pasando poco a poco esos avances al ámbito civil. Uno de los grandes recursos adquiridos fueron estos dirigibles, que rápidamente fueron la sustitución de los aviones de pasajeros y comerciales. Con su gran capacidad y perfecta maniobrabilidad fueron capaces de hacer vuelos transatlánticos con unas horas más de demora que sus antecesores los aviones, pero con la salvedad de su ahorro en combustible con un motor eléctrico que impulsaba las hélices, tanto de propulsión como de dirección, y lo innecesario de utilizar dicha energía para elevarlos gracias al helio depositado en sus cámaras, fueron las nuevas vías de comunicación para grandes distancias, aunque eso si, siempre con el riesgo de un ataque o atentado que hiciese que saliera a la luz su gran vulnerabilidad. Poco a poco fueron perfeccionándose, apoyándose en nanotecnología y la consecución de nuevas aleaciones, estos aparatos fueron capaces de aguantar ataques de misiles ligeros y munición ligera de ametralladoras y rifles.
Una voz resonó por los altavoces del terminal- “Pasajeros del vuelo Tb-232 de Boeing con destino a Nueva York, por favor embarquen por puerta 8”- Peter se levanto, dirigiéndose a la puerta de embarque asignada alzo la mano ante el lector electrónico, y los datos de su billete de embarque fueron trasvasados desde el chip injertado en la palma de su mano, a la vez que se efectuaba la transferencia del importe del billete a la compañía aérea.  Otro de los avances más social que tecnológico en sí, gracias a este chip no solo se podía identificar a cualquier individuo, el no tenerlo suponía una falta grave con pena hasta de 5 años de trabajos forzados, también se utilizaban para pagos y cobros de dinero, almacenamiento de expedientes fiscales,  médicos y penales, con dos finas barras ionizadoras lograba hacerse una especia de holopantalla  de 11 pulgadas donde gracias a la conexión inalámbrica poder visualizar contenidos de la web y tus propios datos,  y lo más controvertido como localizador GPS con lo cual siempre las autoridades sabían dónde te encontrabas tanto en el presente como el pasado ya que guardaba hasta un mes pasado de tus intinerarios.  Esto ha servido de gran ayuda para secuestros, resolución de asesinatos y gente desaparecida por accidentes y/o trastornos mentales. La controversia fue dada por el sentimiento de la gente de una falta de libertad, pero gracias a la desmedida confianza al nuevo gobierno y el que ese gobierno atajara rápidamente y severamente la adquisición de estos datos ilegalmente por los efectivos de la autoridad, pronto fue aceptado y usado en el día a día.
-Buenos días señor Peter, su asiento asignado es el 23V. Disfrute de su viaje- dijo la azafata en el puesto de control, a continuación abriendo las puertas automáticas e indicándole que siguiera adelante.
Poco a poco mientras salía del corredor hacia la zona de atraque del dirigible sintió un frio intenso que le calaba los huesos, típicos de la zona de Londres, algo que en verdad no iba a echar en falta en mucho tiempo. Fue a paso ligero hasta la escalinata de acceso al dirigible y una amable y bella azafata le indico la dirección a tomar para llegar a su asiento.
Una vez acomodado y el equipaje de mano guardado, volvió a activar la holopantalla  y accediendo a su servidor de correo electrónico, releyó el mensaje que había llegado hacia dos días, con membrete de la O.N.U.
“Estimado Sr. Laurent. Nos vemos en la necesidad de informarle que ha sido requerido ante la presencia de nuestro Excmo. Secretario General Ngambo Muteleen a referencia de la situación mundial con motivo del fin al conflicto armado y la gestión de las comunicaciones, citándole para tal el día 18 de abril del año 2033.

Sin más Atentamente, Oficina del Secretario General de la O.N.U.”
Escueto, pensó, demasiado escueto para mi gusto. No le quedaba más remedio que responder ante el requerimiento, mas aun cuando ya adjunto al correo le mandaron los billetes (solo de ida extrañamente) pero siguió sintiéndose incomodo ante la falta de información de porque la máxima autoridad mundial requería de su presencia. Y sin poder vislumbrar ninguna pista oculta en el mensaje ni presuponer el porqué de aquel mensaje, solo atisbo que algo tendría que ver con que él hubiera sido periodista y corresponsal de guerra, pensó que lo mejor sería dormirse y esperar a que la bella azafata le despertara para la selección del menú de la comida.

Al par de horas de haberse dormido se despertó sobresaltado, ya hacia bastantes años que no podía conciliar bien el sueño, no desde lo ocurrido en Madrid, esas imágenes le perseguirían el resto de sus días. La azafata se acerco y  muy amablemente le dio la carta del menú, y mientras ella esperaba pacientemente a que hiciera su selección Peter empezó a leer distraídamente los platos. Ensalada, sopa verderum, pollo a las finas hierbas, atún a la brasa, cordero con salsa de vino tinto, bebida y postres variados. Otra de las grandes mejoras del cambio de las aerolíneas, los insípidos menús de los aviones volvieron a convertirse en platos de restaurante gracias a la inclusión de la cocina en los dirigibles, un buen aprovechamiento del espacio y que el pasajero agradecía por las largas horas de viaje que suponía.
Hizo su selección y en muy poco tiempo la azafata se acerco con el carrito y le sirvió su comanda. Una vez acabada, Peter agradeció el servicio y se puso a trastear en su holopantalla para ver las últimas noticias. Todo trataba de lo mismo, el fin de la guerra. Celebraciones en diferentes regiones del mundo, caída de los símbolos del neoliberalismo, felicitaciones de los diferentes dirigentes del mundo libre, aunque no encontró ninguna imagen ni referencia de la caída de Teherán, supuso que seria para no enturbiar la euforia del momento.
Con poco más que poder hacer, Peter opto por intentar volver a dormirse e intentar conciliar algo el sueño, igual con suerte lograba dormir todo el resto del viaje. “Realmente”, pensó,” lo voy a necesitar”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s